errores pedir prestamo

7 errores a evitar cuando pides un préstamo

Solicitar financiación es una de las acciones más habituales cuando necesitamos abordar un proyecto u obtener liquidez. Pero no vale hacerlo a cualquier precio, por lo que hemos recopilado una información de tu interés. Estos son los 7 errores a evitar a la hora de pedir un préstamo. No caigas en ellos para que tu experiencia sea positiva.

7 errores a evitar al pedir un préstamo

Toma nota de estos consejos, ya que pueden evitar que tu decisión no sea la correcta y te encuentres con dificultades futuras.

No comparar las ofertas

Es cierto que en la actualidad hay muchas empresas de préstamos. No todas ofrecen las mismas condiciones, por lo que no comparar las condiciones es un error de principiante. Para ello hay que hacer un pequeño estudio de lo que se nos está ofertando. Sí, leer la letra pequeña es un requisito indispensable. Lo que en un principio puede ser una buena oportunidad después puede convertirse en una losa pesada. Recuerda que, en muchos casos, un préstamo se trata de un producto a largo plazo. No querrás estar amarrado a algo que no te conviene, ¿no?

Dedicar el tiempo necesario a leer las condiciones, estudiar la cuota y los plazos, así como la TAE, permitirá que tu préstamo no se convierta en un engorro. Este tipo de financiación está para ayudarte, no para hacerte la vida más complicada.

No pensar a largo plazo o hacer un presupuesto

En muchas ocasiones, los préstamos resuelven problemas inmediatos, generalmente derivados por falta de liquidez. Pero hay que tener en cuenta que, cuando se contrata uno hemos de visualizarnos en el futuro. Por ejemplo, ¿cómo estaremos en el plazo de un tiempo? ¿Seguiremos teniendo trabajo? ¿Tengo ya otras deudas? ¿Voy a experimentar un cambio vital como tener un hijo? Puede que ahora tus condiciones sean idóneas, pero no siempre tiene por qué ser así. A veces es difícil, sin embargo, trata de pensar en lo que puede ocurrir en el futuro y actúa en consecuencia. Todo lo demás es «pan para hoy y hambre para mañana»

Pedir más cantidad que la que necesites

Se trata de uno de los errores más habituales a la hora de pedir un préstamo. Tienes la tentación de solicitar algo más, y así disponer de un colchón más amplio. Pero ten en cuenta que toda esa cantidad que solicites de más habrá de ser pagada y con intereses. Cuando recurrimos a pedir un préstamo es porque tenemos una necesidad o deseamos llevar a cabo un proyecto. Nunca se trata de un capricho que no podamos permitirnos. De esta manera, lo más sensato es estudiar previamente la cantidad que solicitamos y ajustarlos a ese presupuesto. Pedir dinero de más y que nos sea concedido es un error que debes evitar siempre. Piensa en un préstamo como en una ayuda, no como en una dispensa automática de dinero que luego puede volverse en tu contra.

errores pedir prestamo 2

Poner cuotas elevadas

Antes de que tu solicitud de préstamo quede aprobada, sabrás cuál es el tiempo que vas a disponer para pagarlo y las cuotas.
De esta manera puedes tener unas cantidades definidas y así poder ajustarlas a tu economía. Muchas veces, el ansia de querer eliminar el préstamo en poco tiempo hace que solicitemos cuotas muy elevadas. Como consecuencia, nuestra economía puede sufrir un descalabro y el no poder abordar el pago de las cuotas.

Por tanto, siempre hay que encontrar el equilibrio entre una que se ajuste a nuestras posibilidades de pago y que no sea demasiado corta. Muy importante que tengamos la capacidad de pago adecuada y así poder abonar las letras de nuestro préstamo sin inconvenientes.
En caso de que hayamos cometido el error tenerla muy elevada, siempre tendrás la opción posterior de negociar y de solicitar reducir la cuota y alargar el tiempo.

No realizar pagos anticipados

El objetivo de realizar pagos anticipados es disminuir el capital restante del préstamo y, de esta manera, reducir o bien la cuota o el tiempo de devolución. Muchas veces es tentador, si recibimos un ingreso extra, gastarlo todo. Pero piensa que si haces pagos anticipados, estás ahorrando dinero. La razón es muy sencilla, estás evitando el pago de intereses. Por tanto, siempre que tengas un dinero no esperado, lo que debes hacer es adelantar alguna cuota de tu préstamo. Aquí tienes varias ideas para amortizar tus deudas anticipadamente.

Tener confianza en la mejora de nuestra economía

Este es uno de los errores más habituales, nos confiamos mucho en que tenemos capacidad de pago suficiente. Anteriormente, hemos comentado que hay muchos casos en los que nuestra vida puede dar un giro. Uno de los más habituales es quedarse sin trabajo o tener un descenso acusado de los ingresos. Si tenemos préstamos pendientes, también existirá un problema que hay que solventar. Por tanto, considera la solicitud de un préstamo como algo que se hace por necesidad, o algo de lo que se tiene una certeza de abonar sin inconvenientes. Piensa que, la vida da muchísimas vueltas y la confianza pasada no asegura pagos futuros. Es uno de los errores habituales a la hora de pedir un préstamo.

errores pedir prestamo 1

Tampoco se trata de tomar el camino alarmista y, si por cualquier situación, tus ingresos han bajado, tienes opciones de aumentarlos. Por ejemplo, seguro que dispones de alguna habilidad que pueda ser aprovechada para sacar rendimiento económico. Desde la enseñanza de idiomas, manualidades o clases de refuerzo y apoyo. Dispones de tiempo a lo largo del día que puede ser monetizado. Incluso si te va bien, puedes darle un formato bastante más legal y ofrecer tus servicios como profesional. Todo sea con el objetivo de que tu economía mejore y evite situaciones agobiantes que pueden llegar a desesperarte.

No ahorrar a la vez que lo pagas

Obviamente, quien solicita un préstamo es porque lo necesita. La medida de comenzar ahorrar puede parecer un disparate, pero no. Si eres capaz de organizarte puedes ahorrar algo de dinero, ya sea aumentando tus ingresos o reduciendo los gastos. Que estés pagando un préstamo no exime de que puedas comenzar a llenar una hucha. En nuestro día a día tenemos muchísimas oportunidades para ir ahorrando dinero. Desde hacer la compra planificando bien lo que necesitas, salir a comer menos veces durante el mes o cocinar con inteligencia aprovechando sobrantes.

Hay muchísimos métodos de ahorro efectivos, en diversas ocasiones hemos hablado de ellos. Por ejemplo, el método kakebo es ideal para poner orden en la economía doméstica. Ahorrar en tu factura de la luz también es posible. Quizás uno de los métodos preferidos que menos cuesta hacer es el de las semanas. Por ejemplo, la primera semana del año, 1 euro. La segunda, dos y así hasta llegar a la última, que serán 52 €. La sorpresa llega cuando abres la ducha, en su interior encontrarás 1378 €. ¿No es algo sorprendente?

Esperamos que estos 7 errores a la hora de pedir un préstamo queden grabados en tu memoria. Si eres usuario habitual de financiación quizás te hayas visto identificado. Pero aprender de los errores pasados nos llevará a pedir un préstamo de manera más inteligente en el futuro.

1 comentario en “7 errores a evitar cuando pides un préstamo”

  1. Roberto Mayor

    Me faltan palabras para la increíble ganancia que me ayudó a obtener en solo una semana con la estrategia de opciones binarias. Lo siento mucho. Dudé al principio. Invertí $ 200 y gané $ 2,500 en solo una semana y seguí invirtiendo más hoy. Tengo éxito financiero. contáctelo por correo electrónico: (andersoncarlassettrade@gmail.com) whatsapp (+1252285-2093) Le aconsejo que no dude en hacerlo. Es genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.