metodo Kakebo

¿Qué sabes sobre el método Kakebo?

Ahorrar es una sana virtud que permite dar salida a cualquier necesidad económica que se nos presente. También es una manera de poder adquirir cualquier bien sin tener que endeudarnos y tener que pagar unos intereses. Hoy queremos hablarte sobre el método Kakebo, probablemente no lo conozcas, pero a partir de ahora no tendrá ningún tipo de secreto para ti.

¿Qué es el método Kakebo?

El método kakebo tiene sus raíces en el Japón de principios del siglo XX, concretamente en 1904. Lo importante es que conozcas primero el significado de la palabra Kakebo, que significa libro de cuentas. Fue una mujer llamada Motoko Hani quien se puso como objetivo dar a las mujeres de su país una herramienta que le ayudase a llevar bien las finanzas de la casa. El objetivo, conseguir un ahorro eficiente y un método que fuese fácil de aplicar y que estuviese al alcance de todos. De lo que no era consciente esta mujer es que su sistema de ahorro seguiría siendo utilizado por mujeres de todo el mundo 120 años más tarde.

Probablemente, estés utilizando el método Kakebo y no sabías que se llamaba así, y es que, a decir verdad, se trata de un sistema de ahorro muy efectivo y fácil de realizar. A pesar de que vivimos en la época de la digitalización, para poder aplicar el método Kakebo, solamente necesitas una libreta y un bolígrafo, nada más. El éxito de este método se basa en aplicarlo cada día, ya que si no eres constante, no vas a conseguir tus objetivos.

No nos engañemos, merece la pena intentarlo, independientemente de cuál sea tu situación económica.

¿Cómo funciona el método Kakebo?

Muy sencillo, aunque también te advertimos que debes reservar unos minutos cada día para poder llevar adecuadamente el registro de todos tus ingresos y gastos. Pero no es nada complicado. Simplemente, debes hacerte con una libreta, da igual si es en blanco o con líneas. Incluso si haces alguna búsqueda por Internet puedes encontrar plantillas del método Kakebo en PDF para imprimir. De esta manera, siempre las tendrás a tu disposición o, si lo prefieres, puedes llevar el registro de manera electrónica. Tampoco hay que decir que no a los cambios que nos ofrece nuestra vida digital.

El principio del método Kakebo

Para que sea totalmente efectivo irás apuntando de manera diaria todos los ingresos que recibes y todos los gastos, ya sean fijos o variables. Es conveniente categorizar bien todos ellos, de tal manera que puedas dejar constancia de cuáles son los evitables, de aquellos que son inamovibles. Por ejemplo, si cada día te gusta comprar algunas golosinas o tomarte un café, ese gasto es evitable, si bien no quiere decir que te lo tengas que quitar.

metodo Kakebo 2

Aplicar el método Kakebo

La mejor manera de comenzar este método es a principios de mes, por lo que es interesante que te vayas dejando preparado todo lo necesario los últimos días del mes que va a finalizar para comenzar ya con ganas.

El primer día de ese mes vas a anotar todos los ingresos que vas a ir percibiendo. Si cobras lo mismo todos los meses todo se facilita mucho, pero sí, tus ingresos son variables porque eres autónomo, por poner un ejemplo, habrá que hacer primero una media de lo que cobra todos los meses o una estimación, mucho mejor si se hace a la baja.

Una vez que ya tengas anotados todos los ingresos, toca hacer lo mismo con los gastos fijos. Muy sencillo, el precio que pagas de hipoteca o de alquiler. La diferencia de ambos te permitirá saber cuál es la cantidad de la que dispones y de la cual podrás destinar una parte al ahorro.

Ser constantes cada día

Una vez que ya tenemos bien visible la cantidad que disponemos para gastar, conviene plantear que esto se puede destinar en parte al ahorro.

Cada día deberás ir anotando todos los gastos que vas haciendo. El método indica que debes ir categorizando cuáles son.

  • Gastos inevitables del mes: comprar la comida, el bono de autobús, el pago de la factura eléctrica…
  • Gastos destinados al ocio: una salida a comer, una tarde de copas con tus amigos, el café de media mañana…
  • Gastos en cultura: la suscripción a tu plataforma favorita de música o video, una visita al cine o al teatro…
  • Gastos imprevistos: aquí debemos categorizar todo aquello que no está para previsto. Por ejemplo, la avería de la lavadora, la reparación del coche o el abono de una multa de tráfico.

El método Kakebo puede aplicarse en dos variables, de manera semanal o mensual. La manera de aplicar uno u otro dependerá de lo cómodo que te encuentres. Quizás a la semana vayas teniendo una visión muy gráfica de cómo ha sido esta, y no tendrás que realizar tantas operaciones como si lo dejas todo para final de mes. Pero, lo importante, es que vayas visualizando la cantidad de dinero que te va quedando disponible y que podrá destinarse al ahorro.

Lo fundamental es que te vayas fijando una meta, y que cuando finalice el mes puedas comprobar si estás cumpliendo esos objetivos o has tenido que realizar alguna corrección con algún aporte extraordinario, por ejemplo, del saldo de tu tarjeta de crédito. Cuando finalice el mes, tendrás una visión global de cómo ha sido tu trayectoria y como has ido empleando el dinero .La principal ventaja de esta técnica es que es muy gráfica.

Muchas personas necesitan visualizar en una libreta o delante de la pantalla de un ordenador en que están gastando su dinero, hay gran cantidad de gastos pequeños que van sumándose y haciendo una montaña. El método no implica eliminar de un plumazo todo aquello accesorio, simplemente conocer cuál es su naturaleza y aplicar las correcciones necesarias. Volvemos al típico ejemplo del café de media mañana. Quizás 1,50 € cada día parezca una nimiedad, pero si lo haces durante 20 días al mes, verás que se te han escapado 30 €. ¿Hay posibilidad de que lo te lo tomes en casa y así tener este dinero disponible para ti?

Ventajas del método Kakebo

La principal ventaja de este método es que no son necesarios conocimientos especiales para poder aplicarlo. ¿Quién no tiene en casa una libreta y un bolígrafo? Permite además que, de manera muy evidente, puedas ir haciendo un análisis de todos los gastos y tener un punto de partida totalmente realista. Para muchas personas, este método les ha permitido tener conciencia de cómo están gastando su dinero, pudiendo aplicar algún tipo de corrección que les permita ahorrar cada mes y poder cumplir sus objetivos.

Desventajas del método Kakebo

Quizás no tengamos que hablar de desventaja, sino que como cualquier método, para que resulte efectivo hemos de ser totalmente constantes. Si no somos capaces de categorizar diariamente nuestros gastos y hacer un balance semanal o mensual, el método no servirá de nada. Por tanto, la constancia ha de ser tu principal aliada, ya sea en el método Kakebo o en cualquier otro sistema que desees aplicar para poder conseguir un objetivo de ahorro.

¿Hay alternativas al método Kakebo?

Por probarlo no pierdes absolutamente nada, básicamente porque se trata de un sistema muy sencillo y que suele funcionar muy bien. Pero, si deseas buscar alternativas al método Kakebo, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo sobre el método 50-30-20. Puede convertirse en una manera en la cual puedas ahorrar bastante dinero cada mes. Si no, también hemos hablado sobre el método de la cascada para conseguir tus objetivos de reducción de deuda. Recuerda que el ahorro parte de una premisa muy sencilla, ingresar más dinero del que se gasta.

Si deseas comenzar ahorrar dinero y tener conciencia de cuáles son tus gastos reales, no cabe duda de que el método Kakebo puede ser lo que necesitas para tener cada mes más dinero en tu bolsillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.