comunicación de ASNEF

Qué hacer si recibo una comunicación de ASNEF

ASNEF es el principal fichero de morosidad de España, aglutina tanto a particulares como empresas que tienen deudas vencidas e impagadas. Para estar incluido en este fichero basta con tener una deuda mayor a 50 euros y no resuelta en un plazo de 90 días. Esa factura devuelta de teléfono o de un recibo del que nos hemos desentendido puede acabar con nuestro nombre en ASNEF. Por tanto, vamos a arrojar algo de luz sobre qué hacer si recibimos una comunicación de ASNEF o de cualquier otro fichero.

ASNEF, el mayor registro de morosidad

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, o ASNEF, se encuentra gestionado actualmente por Equifax, si bien su creación se remonta a 1957. Agrupa a establecimientos y entidades que proporcionan crédito, ya sea en forma de liquidez o de financiación de bienes. En cuanto se produce una situación de demora y al cumplirse unos requisitos, el titular de la deuda queda inscrito en el fichero. Para ello, el establecimiento comunica y demuestra documentalmente la deuda a ASNEF, que procede a registrar al deudor.

Se encuentra regulado por la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales. Ello posibilita que, en cualquier momento, tengamos la posibilidad de consultar ante ASNEF nuestra situación. Bastará con enviar una solicitud, ya sea por correo postal o electrónico y en la que adjuntemos nuestro DNI, para consultar nuestra situación.

¿Llegan las comunicaciones de ASNEF?

Saber si tenemos algún apunte pendiente es necesario, ya que hay ocasiones en las que puede que la comunicación de ASNEF no lleguen. Por ejemplo, haber cambiado de domicilio y no haberlo notificado a la entidad de crédito. Cuando desconocemos nuestra situación ante ASNEF, estamos en la cuerda floja. Sobre todo cuando hemos tenido que devolver recibos. Estar en ASNEF implica que todas las entidades bancarias, sí, todas, denieguen nuestra tarjeta de crédito o préstamo. Es evidente, se produce una situación de desconfianza máxima ante la entidad por la cual nuestra capacidad de pago queda mermada por completo.

Sin embargo, ASNEF puede no suponer un problema para conseguir financiación en empresas de préstamos rápidos. Muchas de ellas no tienen en cuenta esta situación y otorgan crédito a personas con apuntes en este fichero. Para ello sí que se va a exigir un aval, tanto en forma de inmueble, vehículo o persona física, que sea una garantía de pago. Para ello, nada mejor que saber cuáles son las empresas de préstamos rápidos que conceden crédito con ASNEF.

comunicación de ASNEF

Recibo una comunicación de ASNEF, ¿qué hacer?

Llegar a casa y encontrarse con una comunicación de ASNEF no es plato de buen gusto. La primera reacción suele ser la sorpresa o el nerviosismo. No es para menos, todo lo desconocido nos genera inquietud. En primer lugar, no hacer un mundo de ello. La situación no es agradable y genera muchas molestias, pero todos los esfuerzos deben dirigirse a conocer el motivo de la comunicación y en cómo poder solucionarla.

En esa comunicación tenemos los detalles de la causa de nuestra inclusión, la entidad que ha solicitado nuestra inclusión, como el importe. Puede que sea un error, es decir, la inclusión se deba a alguna deuda ya pagada y que no ha sido corregida debidamente. En estos casos, debemos solicitar nuestra salida del fichero ante ASNEF, demostrando documentalmente que no existe ninguna deuda. Pero además, si cuentas con abogado, puedes demandar tanto a ASNEF como a la entidad acreedora. Cada año se producen no menos de 250 denuncias en este sentido, ya que los perjuicios que se producen son máximos. Pero recuerda siempre que tus esfuerzos han de estar dirigidos a saber las causas de dicha inclusión y en cómo puedes salir lo antes posible del fichero. Hazlo sin demora, ya que nunca sabes lo que puedes necesitar en un futuro.

Cómo salir de ASNEF

Si recibes una comunicación de ASNEF y se trata de una deuda cierta y exigible, la única manera de salir es pagar. Para ello, ponte en contacto con la entidad acreedora y expresa tu deseo de pagar la deuda. Una vez que hayas abonado la deuda pendiente, esta entidad tiene la obligación de comunicar a ASNEF en un pazo de 10 días tu baja del fichero. Pero si deseas una mayor tranquilidad, lo más indicado es que, con el recibo de pago, comuniques directamente a ASNEF tu baja del fichero y cancelación de los datos. De esta forma se puede decir que vas a quedar limpio por completo y no quedará rastro tuyo en ASNEF. Tu posibilidad de volver a solicitar financiación quedará lista.

Ponte manos a la obra

Si tienes diversos apuntes en ASNEF, lo más indicado es establecer un plan de pagos. Ve pagando a medida que vayas pudiendo y obteniendo ingresos, porque estar en ASNEF siempre supone un engorro. Ya no solo no tenemos la posibilidad de solicitar un préstamo, sino que nuestro rating crediticio queda por los suelos. No seremos clientes electivos para nuestro banco, lo que puede ser un problema en caso de necesidad. Pero recuerda que siempre tienes a las entidades de préstamos rápidos que no tienen en cuenta el registro e ASNEF.

Recuerda que cada pago que hagas a la entidad acreedora debe ir acompañada de la solicitud a ASNEF de tener la certeza de que ese apunte queda eliminado. A medida que vayas haciendo los pagos, podrás ir recuperando tu libertad financiera. El registro en ASNEF siempre supone un inconveniente mayor.

Consejos para no entrar en ASNEF

A medida que aumentamos nuestro nivel de deuda, nunca debe ser mayor al 30% de nuestro ingresos, suben las posibilidades de que podamos entrar en ASNEF o en cualquier otro fichero de morosidad. Si tu nivel de deuda es alto y, por cualquier circunstancia, tus ingresos se reducen, tienes mayor posibilidades de caer en impagos. No puedes permitirte una situación de este tipo, por lo que sigue estos consejos para poder tener una economía saneada.

Evita el sobreendeudamiento

Siempre es perjudicial, supone un lastre y nos hace estar en la cuerda floja. Antes de financiar un producto o de solicitar un préstamo, piensa cuáles son tus posibilidades de pago y si tienes verdadera necesidad de hacerlo. Planifica bien tu economía antes de lanzarte sin red a un posible abismo financiero.

Amortiza tus deudas lo más rápido que puedas

Este sistema de eliminación en cascada es un buen método para ir «quitándonos peso». Para ello, ve eliminando aquellas deudas que en un principio te resulten más fáciles, es decir, las de menor importe. Además, cuando vas eliminando estas deudas, se produce un deseo de ir regularizando con mayor rapidez nuestra situación. Seguro que en cuestión de meses puedes haberte quedado limpio de deudas y tu situación mejora notablemente.

Posibilidad de aumentar tus ingresos

Quedarse parado sin hacer nada no es la solución, por lo que trata de optimizar tu tiempo y de demostrar tus habilidades. Seguro que puedes hacer cualquier tarea remunerada que te posibilita inclinar la balanza a tu favor. Solo se trata de saber qué puedes hacer y en cómo puedes rentabilizar tu tiempo libre que, actualmente, no te está reportando ningún beneficio. Hay una gran cantidad de tareas que puedes realizar online sin la necesidad de salir de casa. Traducir textos, elaboración de trabajos académicos, encuestas pagadas o servicios de conversación para extranjeros. ¡No te quedes parado!

Comunicación máxima con tus acreedores

Si estás percibiendo que tienes dificultadas económicas para pagar tus préstamos, productos financiados o tarjetas, habla con tus acreedores antes de llegar al impago. Quedarse parado y desentenderse no soluciona nada, por eso, es fundamental que te pongas manos a la obra. Siempre se puede establecer un sistema de pago por el cual las cuotas sean más pequeñas y se alargue el plazo. Incluso puedes proponer un tiempo de mora dadas tus dificultades. Pero nunca dejes un recibo sin pagar y no atiendas a los requerimientos de las entidades. Si hay comunicación todo es mucho más sencillo. Recuerda que el fichero de morosos puede ser tu destino final.

Una comunicación de ASNEF es siempre una urgencia

Podemos decir que cuando recibimos una comunicación de ASNEF o cualquier otro fichero, nuestros esfuerzos han de centrarse en salir de allí lo antes posible. En todo caso, pasados 6 años estas deudas prescriben y será eliminado del fichero, pero es demasiado tiempo en esta lista negra. Nunca sabes si vas a necesitar dar de alta un servicio de teléfono, internet o solicitar una tarjeta.

Los proveedores consultan previamente los ficheros para conocer la situación crediticia del posible cliente. Si está, probablemente no te proporcionen el alta. Así que ya sabes, centra todos tus esfuerzos en no entrar en ASNEF. Si esto ya es un hecho, conoce cuál es el motivo, el importe de la deuda y el acreedor, Comienza tu plan de pagos y sal del fichero en cuanto puedas. Y una vez hecho, solicita que se cancelen tus datos, de esa forman, no quedará ni rastro de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.