prestamo rapido tarjeta credito

Por qué necesitas un préstamo rápido antes que una tarjeta de crédito

Los préstamos rápidos han llegado para solucionar gran cantidad de inconvenientes que nos van surgiendo cada día. Una de sus ventajas principales es la facilidad con la que se solicitan y conceden. Pero, se puede llegar a pensar que siempre resulta más conveniente utilizar nuestra tarjeta de crédito en estos casos. En este artículo vamos a definir las causas por las que un préstamo rápido te puede resultar más interesante que utilizar tu tarjeta de crédito.

¿Por qué conviene un préstamo rápido antes que una tarjeta de crédito?

Para comenzar, muchas veces necesitamos cantidades muy concretas y de un importe no muy elevado. Existen préstamos rápidos desde 50 € que se devuelven en pocos días. Cuando solicitamos una tarjeta de crédito, necesitamos la aprobación de la entidad bancaria que la emita. Por ello, nuestra solicitud de tarjeta puede venir denegada si ya tenemos varios préstamos. Otro factor importante es que el saldo disponible en una tarjeta de crédito puede llegar a ser muy elevado, de varios miles de euros. Y probablemente no necesitemos tanto, sobre todo si se trata de solventar un pequeño apuro. Cuando utilizamos la tarjeta de crédito, tenemos una buena cantidad de disponible para utilizar, con el peligro que conlleva. Sin embargo, cuando solicitas un préstamo rápido, solo pides aquello que necesitas.

Por otro lado, la tarjeta de crédito siempre poseen unos intereses muy altos si escogemos la opción de pago aplazado. Si nos decantamos por esta manera de pagar, estaremos amortizando poco capital y pagando muchos intereses, cosa que no ocurre con un préstamo rápido a corto plazo. Sí, esta manera de financiarse puede ayudarte a ahorrar. Si generas una importante deuda con tu tarjeta de crédito deberás dedicar varios años a pagar el saldo del que has dispuesto.

Póntelo fácil con tu préstamo rápido

Actualmente, hay una oferta muy amplia en cuanto a empresas que proporcionan préstamos rápidos. Aquí tienes algunas de las más interesantes a las que puedes recurrir. Además, contar con préstamos ventajosos, algunos incluso a interés cero en algunas épocas del año, siempre es un buen aliciente. Las cantidades que se pueden solicitar son variables y se adaptan a tus posibilidades, pagando lo acordado. Establecer un plan de pago previo a la solicitud del préstamo rápido es una buena manera de evitar pedir cantidades altas que luego cuesten mucho de pagar.

Para solicitar un préstamo rápido solamente has de consultar toda la oferta y tener a mano tu DNI actualizado y un número de cuenta bancario español. En el momento en el que tu solicitud queda aprobada, puede llegar a disponer del dinero en solo 15 minutos. De esta forma, tienes liquidez al instante y puedes solventar ese problema que tanto te agobiada. Y con la seguridad de tener tus datos personales siempre a salvo.

Por todo esto, la elección de un préstamo rápido antes que una tarjeta de crédito está más que justificada. Es el momento de saber quién te hará posible que cumplas ese deseo o que acabes con ese problema que tanto te agobia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.