plan de ahorro domestico

Cómo hacer un plan de ahorro doméstico efectivo

El ahorro no deja de ser una preocupación para millones de familias. Las dificultades han puesto de manifiesto que tener un colchón económico siempre supone una buena medida ante los imprevistos. Pero muchas veces no sabemos por dónde empezar o qué tipo de gastos recortar. Todo sin hacer que no perdamos en calidad de vida a la vez que estamos ahorrando. Por eso, hemos preparado un plan de ahorro doméstico para que puedas ir guardando algo de dinero cada mes. Verás cómo puedes obtener mayor independencia económica. Con un poco de paciencia y algo de tesón, conseguirás los objetivos que te propongas. Tu vida puede dar el cambio que necesitas si comienzas aplicar unas medidas de ahorro sencillas destinadas a hacerte más libre.

¿Qué es el ahorro?

Podemos definirlo como el porcentaje de la renta que no destinamos a gastar ni a invertir. Tiene como objetivo de poder utilizarlo con cualquier fin en un futuro. El ahorro ha surgido históricamente de la necesidad de guardar algunos bienes para más adelante. Cuando no existía el dinero, se almacenaban el grano para épocas de menos abundancia. Con la llegada de las monedas, el ahorro tenía la misma función que ahora, servir de apoyo en momentos más delicados. Y es que ahorrar es un hábito muy saludable. De hecho, es de los primeros que se inculca a los niños para que lo vayan poniendo en práctica. Es muy habitual regalar una hucha o abrir una cuenta corriente para poder ir poniendo todo el dinero que no deseamos gastar. Posteriormente, cuando se utilizan esos ahorros, la satisfacción es muy grande.

La problemática del ahorro

El nivel de vida de muchas familias no hace posible llevar una senda de ahorro adecuada, es más, hay quien no consigue ahorrar nada de dinero cuando finaliza el mes. Sin embargo, la pandemia ha puesto de manifiesto que a pesar de que un 45 % de familias ha tenido una reducción de ingresos; el 55 % del total ha conseguido reducir gastos y fomentado el ahorro. Ya se sabe que, en tiempos de necesidad, el ingenio se agudiza y bien, o se obtienen ingresos extraordinarios por otro lugar, o somos capaces de apretarnos el cinturón de manera efectiva.

Pero ahorrar es siempre positivo, aunque sean muchos los que parten con la premisa del ahorro como un principio equivocado. Tienden a guardar lo que les ha sobrado a final de mes, cuando ahorrar no se trata precisamente de eso. El ahorro es una necesidad que debemos comenzar en cuanto obtenemos los ingresos. Se debe recibir el salario y apartar una cantidad estipulada que nos servirán como ahorro, desechando la concepción de que se ahorra de lo que sobra. Pero ahorrar es mucho más que guardar algo de dinero, puede llegar a ser incluso un estilo de vida.

Muchas veces no somos capaces de darnos cuenta de nuestra capacidad de ahorro hasta que nos sentamos con un papel y un lápiz en las manos y hacemos cuentas. Ahorrar dinero es tan sencillo como hacer un análisis de por dónde se nos está escapando. Así podremos variar de hábitos y concienciarse de la necesidad de tener un colchón para los momentos más delicados.

¿Cómo hacer un plan de ahorro doméstico?

En primer lugar, debemos tomar el papel y hacer dos columnas, una en la que se detallen todos los ingresos y otra con los gastos. Si los ingresos no son suficientes para poder ahorrar, debemos ver la forma de aumentarlos, que hay bastantes. Lo mismo ocurre con los gastos, hay algunos que son intocables: el precio de la hipoteca o el alquiler, los suministros, la alimentación y la ropa… Pero hay una serie de gastos prescindibles en los que sí que es posible meter la tijera. O bien, orientar estos gastos de tal manera que puedan reducirse sin que nuestro día a día se vea perjudicado.

¿Cómo aumentar los ingresos?

Puede que no lo creas, todos tenemos habilidades que nos permitirán aumentar los ingresos si estos no son suficientes. Desde realizar una traducción, impartir clases sobre alguna habilidad que domines, realizar tareas de acompañamiento de niños o ancianos… hay un sinfín de posibilidades que te permitirán destinar parte de tu tiempo libre a generar nuevos ingresos. Con estas nuevas ideas, puedes plantearte el ahorro como algo que incorpores en tu vida casi sin darte cuenta.

Aumentar de manera puntual los ingresos también pasa por deshacerte de todo aquello que tienes en casa y que no te hace falta. Hay una buena cantidad de plataformas de ventas de objetos de segunda mano para dar salida a esa colección antigua de discos, un mueble usado o la bicicleta de montaña que ya no usas. Según un cálculo, cada domicilio español cuenta con una media de objetos de segunda mano que pueden reportar hasta 7.000 euros de beneficio si nos deshacemos de ellos. Así que, ponte la ropa de trabajo y desempolvar todos esos viejos objetos de trastero. Tendrán una segunda oportunidad en otro lugar y tú te llevarás un dinero muy necesario.

Reducir los gastos, el reto

A la hora de conseguir un ahorro efectivo, reducir los gastos es algo inevitable. Ya te hemos comentado que una de las mejores maneras de analizar por donde se nos escapa el dinero es tomar un papel y lápiz y efectuar un concienzudo análisis. No se trata de que te borres del gimnasio o des de baja tu suscripción a esa plataforma digital con la que tanto te distraes. Esto solamente debemos hacerlo si no las estamos utilizando o nuestra situación económica está muy al límite y sí o sí hay que prescindir de ello.  En los servicios domésticos es donde hay un buen margen de ahorro.

Revisa tus facturas telefónicas, valorando un cambio de compañía si te va a merecer la pena. Lo mismo debes hacer con todos los suministros, ahora que la factura eléctrica está por las nubes, hay operadores que reducen en gastos y ofrecen el mismo servicio por menos dinero. También es interesante que hables con tu banco, te pueden estar cobrando unas comisiones que quizás puedas reclamar. Incluso puede ser un buen momento para valorar la opción de contratar los servicios de un neobanco, cuyas comisiones son prácticamente inexistentes.

Ahorra en la compra

La cesta de la compra es el lugar en el cual se va la mayor parte del dinero. Conseguir un buen ahorro no solamente es cuestión de saber cuáles son los supermercados que tienen mejores ofertas o dan siempre los mejores precios. También saber planificarse es un factor clave. Siempre se desaconseja ir al supermercado sin una lista, ya que tendremos tendencia a comprar más por capricho que por otra cosa. Al cabo del mes, se nos puede ir una gran cantidad de dinero si compramos sin ton ni son. Es lo mismo que ocurre cuando no aprovechamos los productos de temporada, que siempre tienen un precio muy bajo. Por eso, debes planificar los menús de manera semanal, aprovechando cuáles son los productos de temporada para conseguir un buen ahorro. Tu alimentación y tu salud lo van a agradecer y no se van a resentir en ningún momento.

Dale uso de manera efectiva a tu congelador, guarda todo lo que yo te vaya sobrando y ve aprovechándolo para más adelante. Aquí te indicamos una buena cantidad de ideas para preparar deliciosos platos con restos de otros. Sí, el ahorro también empieza por ahí y es una buena forma de comenzar con unos hábitos sostenibles que impidan el derroche. Desperdiciar es algo que, afortunadamente, empieza a estar pasado de moda. Tu nuevo plan de ahorro doméstico te dará la libertad necesaria.

Apostar por la educación financiera

En cuestiones económicas, en la escuela se realiza una formación demasiado básica o, directamente, es inexistente. Comenzar sentando las bases de una correcta educación financiera es clave para favorecer actitudes tan positivas como la del ahorro. La mayor parte de personas llegan a la edad adulta desconociendo conceptos como el TAE, o las diferentes hipotecas. Entonces, se produce una verdadera brecha entre los conocimientos que se poseen y la realidad. No entender las características de un contrato bancario suele acarrear problemas asociados. El principal problema es no saber lo que estamos firmando, lo que supone siempre un riesgo. Si fomentamos una adecuada educación financiera en los más pequeños, ya no solamente estaremos inculcando el valor del ahorro, sino la posibilidad de defenderse de una mejor manera dentro de cualquier asunto económico.

Uno de los objetivos puede ser ayudar a diseñar un plan de ahorro doméstico. Una de las maneras de mejorar la economía familiar y de conseguir poder apartar una cantidad económica todos los meses. Cuando esto se ha conseguido, se ha puesto el pilar para poder realizarlo todos los meses sin darnos cuenta. Ya después, disfrutaremos de ese dinero de la forma que mejor nos convenga, ya sea dándonos un buen capricho o atendiendo cualquier necesidad no prevista. ¿Cómo vas a comenzar a planificar tu estrategia de ahorro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.