recomendaciones seguridad comprar internet

10 recomendaciones de seguridad para comprar por internet

Internet se ha convertido ya no solo en una forma más de relacionarnos, o de un escenario en el que trabajar. Probablemente también sea el lugar favorito para realizar compras por diversas razones. Siempre está abierta, hay una variedad de productos prácticamente infinita, y los precios suelen ser más ajustados al haber mayores posibilidades de competencia. Comprar en Internet suele ser una actividad segura, pero de no tomar algunas precauciones, podemos tener algún problema. No te alarmes, siguiendo estas recomendaciones de seguridad a la hora de comprar por internet probablemente tu experiencia sea muy positiva. Este es nuestro decálogo que te permitirá comprar tus productos con un mayor grado de confianza y minimizando las posibilidades de sufrir una estafa.

10 recomendaciones para comprar por internet con plena seguridad

Antes de comenzar conviene resaltar que muchas personas evitan realizar compras por Internet porque han oído de otras que han sufrido malas experiencias. Generalmente, no suelen existir problemas de ningún tipo, pero es cierto que no podemos estar introduciendo la numeración de nuestra tarjeta a lo loco en cualquier tipo de página. Seguir esta propuesta va a conseguir que tengas siempre tus productos en casa con las mejores garantías.

Fíjate en el protocolo de la página

Las páginas webs seguras utilizan un protocolo de seguridad alto y que impide que tus datos queden al descubierto. En la barra de navegación siempre ha de aparecer como comienzo https. Fíjate en que aparezca la S, que es lo que está proporcionando una mayor garantía. También se identifican porque llevan un candado. Pero también es interesante que para saber más sobre la web a la que compras introduzcas su dominio, o dirección, en un buscador Whois. Esto te permitirá saber a nombre de quién está registrada esa web.

Utiliza una tarjeta prepago para mayor seguridad

Generalmente no vas a tener ningún problema si utilizas tu tarjeta de débito o de crédito habitual. Las de crédito suelen tener asociado un seguro de protección contra compras fraudulentas, por lo que en caso de estafa puedes reclamarlo. Si ha sufrido este inconveniente, deberás presentar una denuncia ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y proporcionársela a tu entidad bancaria. Ellos se encargan de tramitar esa reclamación ante el seguro.

Pero utilizar una tarjeta prepago es una excelente idea. Es conveniente tener una tarjeta de este tipo y recargarla con el saldo que necesites justo antes de hacer la compra. En el hipotético caso de que los datos de la tarjeta fuesen sustraídos, no podrá realizar ningún cargo con ella. También es muy recomendable el uso de plataformas de pago como PayPal. Ofrecen siempre una gran protección al comprador, y su uso no supone ningún tipo de coste. Los datos de tu tarjeta o de cuenta bancaria siempre van a quedar protegidos, ya que las compras se realizan simplemente introduciendo tus datos de acceso a la plataforma.

Desconfía de las gangas

Si nos encontramos con un precio escandaloso, lo primero es adoptar una posición de cautela y no dejarse llevar por los deseos de comprar. Nadie te va a ofrecer un teléfono móvil de última generación por un tercio de su valor. En España, para que una estafa sea delito ha de superar los 400 €. Muchos estafadores se cuidan de no superar esta cantidad, ya que en caso de ser descubiertos pueden sufrir penas más severas. Por tanto, si ves en una web un iPhone 12 nuevo que tiene un precio de 399 €, ten la plena seguridad de que no se trata de una buena recomendación. Las gangas existen, pero es que hay algunas que son escandalosamente sospechosas. Quienes caen en ellas suelen haberse dejado llevar por lo sorprendente de un precio y por las prisas.

¿Traducción poco natural?

Muchas de las estafas provienen del extranjero. Cuando visitamos una página web puede tener una estética bastante cuidada, pero se nota que la traducción es pésima porque está realizada automáticamente con un traductor online. Ten en cuenta que una empresa seria siempre pretende dar una buena imagen y solicita la traducción de una página a profesionales, jamás lo dejan en manos de una máquina. Si la traducción suena poco natural, lo mejor es que busques ese producto en un lugar de confianza. Seguro que eres capaz de encontrarlo.

Busca opiniones en internet

A veces nos ha pasado que hemos encontrado un producto en una página que no conocíamos y de las cuales no tenemos referencia. Realizar la compra podría suponer una actividad de riesgo, pero lo mejor de todo es salir de dudas. Para ello, teclea en el buscador el nombre del comercio seguido de la palabra “opiniones”. Tendrás referencias claras de personas que hayan comprado previamente, y ya serás tú quien habrá de elegir si deseas seguir el proceso de compra o no. Este método es realmente efectivo, y si no te encuentras ningún tipo de opinión, mejor que no compres todavía.

No guardes el método de pago

A no ser que se trate de un sitio de confianza y que vas a utilizar muy a menudo, podría valer el ejemplo de Amazon, lo mejor es no guardar nunca el método de pago en esa web. De esta manera, evitarás tener que compartir la numeración de tu tarjeta con un comercio del cual no terminas de fiarte. Recuerda además la importancia de uno de los puntos anteriores, el de tener una tarjeta prepago que vas a cargar inmediatamente antes de realizar la compra.

Si compras desde tu móvil

La magia de Internet permite que podamos adquirir un producto desde nuestro teléfono móvil y en cualquier lugar. Si has encontrado un producto de tu interés y te encuentras en un lugar que no es tu domicilio o tu trabajo, jamás te conectes a una red Wi-Fi pública. Estas son las que ponen algunos centros comerciales o locales de ocio a nuestra disposición. Captar el tráfico que circula por ellas es relativamente sencillo, y de ser así, pueden hacerse con la numeración de tu tarjeta. Si no puedes esperar para la compra, desactiva el Wi-Fi y realízala con los datos móviles. O mejor, espera a llegar a casa y busca la seguridad de un ordenador con un buen antivirus y anti-malware. Es una de las recomendaciones de seguridad a la hora de comprar por internet básicas.

Cuidado con lo que llega por SMS o al correo electrónico

Continuamente estamos bombardeados por publicidad. Es muy habitual que los estafadores utilicen tanto el SMS como el correo electrónico para enviar información fraudulenta y que nos puede poner en compromiso. Todo aquello que te llegue mediante estos métodos ha de ser analizado con más calma. Si alguien te mete prisa para que compres o te ofrece algo irrechazable, valóralo con cierta cautela. Las prisas nunca son buenas a la hora de comprar por Internet. Los estafadores son conocedores de que vivimos en una sociedad donde la inmediatez cuenta, también a la hora de las compras. El refranero es muy sabio, «las prisas son malas consejeras».

Revisa periódicamente tu cuenta bancaria

Es una buena manera de comprobar que no estás sufriendo de cargos extraños de manera periódica. Si eres despreocupado con el estado de tu cuenta puedes sufrir las consecuencias y no percibir con rapidez de que has sido estafado. Si no identificas algún cargo en concreto, lo mejor es que acudas a tu oficina bancaria para que te amplíen la información. Lo que aparentemente puede parecer o sonarte extraño, puede quedar solventado de esta forma.

Utiliza contraseñas seguras

Tendemos a utilizar contraseñas sencillas de recordar, pero esto siempre supone un inconveniente. La seguridad puede verse comprometida en la mayor parte de los casos. Actualmente tienen la posibilidad de contar con aplicaciones que generan y almacenan contraseñas plenamente seguras. Así que ha llegado el momento de que cambies aquellas que sean más débiles por otras robustas. Cuanto más difícil se lo pongas a los estafadores, mucho mejor para ti. Estas recomendaciones a la hora de elegir una nueva contraseña pueden venirte muy bien.

Con este decálogo conseguirás que tu experiencia sea mucho más positiva, para que no sufras las consecuencias de una estafa y que tus compras sean plenamente seguras. Sufrir un inconveniente nos hará desconfiar para el futuro, y es una lástima que esto ocurra. También has de tener en cuenta que en el caso de que hayas sufrido la mala fe de otras personas, nunca dejes de denunciarlo. De esta manera puede conseguir que respondan de sus actos ante un tribunal, y tu recuperar el dinero que habías perdido. En caso de haber sido una víctima, también es interesante que hagas llegar esta información a tus conocidos para evitar que ellos sean a su vez las siguientes.

Las mejores recomendaciones de seguridad a la hora de comprar por internet son siempre la cautela; el hecho de no tener ningún tipo de prisa y el de adoptar una posición de defensa que será muy efectiva en cualquier caso. No olvides tampoco que las malas prácticas también han tomado lugares como los cajeros automáticos, aprende a protegerte también en estos casos con estas recomendaciones. Cualquier precaución es poca a la hora de tratar con nuestro dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.